Consejos para evitar tocarse la cara

Todos lo hacemos, tocamos nuestras caras incontables veces cada día. Ya sea porque tenemos un picazón en la nariz, los ojos cansados, o porque nos mordernos las uñas. Son cosas que hacemos sin pensarlo dos veces.

Sin embargo, tocarte la cara puede incrementar significativamente el riesgo de infección de gripe o resfriado, pero especialmente del nuevo coronavirus.

Pero, ¿cómo rompes un hábito que ni siquiera te das cuenta de que estás haciendo? Aquí hay algunos consejos para ayudarte a mantener esas manos lejos de tu cara.


Averigua por qué tocas tu cara
No solo nos tocamos la cara cuando nos pica algo. También hay desencadenantes emocionales que lo provocan: ¿Te tocas la frente con la mano cuando estás frustrado? ¿O descansas la barbilla en tu mano cuando estás absorto en tus pensamientos? El ser consciente del por qué te estas tocando la cara, puede ayudar a reducir este hábito.
Para evitarlo, puedes pedir a alguien que te señale cada vez que ho hagas; también puedes crear recordatorios en tu móvil o bien usar un desinfectante para manos, jabón o loción perfumados para que cuando vayas a acercar la mano a la cara percibas antes el olor y lo puedas evitar.

Mantén tus manos ocupadas
Si sientes la necesidad de tocarte la cara, busca otra cosa para ocupar tus manos. Los científicos incluso han sugerido sentarte físicamente en tus manos o abrazarlas en tu regazo para ayudar a combatir el impulso de tocarte la cara. Otra opción es mantener una bola de estrés o un spinner siempre al alcance. ¡Solo recuerda lavarlo regularmente! 

Usa un pañuelo de papel
Si ves que no hay forma de evitar tocarse la cara, hay un par de cosas que puedes hacer en su lugar. Comienza por tener a mano una caja de pañuelos desechables. Si sientes picor en la cara o que tienes una pestaña en el ojo, usa un pañuelo para rascarte o eliminar la pestaña. Después de usarlo, desecha siempre el pañuelo inmediatamente y lávate bien las manos.

Usa una mascarilla facial
Se ha recomendado el uso de máscaras faciales de tela a la población en general para ayudar a aplanar la curva. Las máscaras faciales proporcionan filtración para ayudar a protegerte contra gotas nocivas, pero también crean una barrera entre la cara y las manos. Cuando tienes algo cubriéndote la cara, te lo piensas dos veces antes de tocarlo. 



Practica técnicas de relajación
Si en tu caso, el tocarse la cara viene provocado por un comportamiento ansioso. En un momento de estrés, puede parecer imposible el no tocarse la cara. Así que la solución para estos casos será encontrar formas de controlar el estrés. 
Intenta alejarte de lo que estás haciendo y respira hondo. Puedes considerar hacer meditación o trabajar para adoptar una mentalidad más consciente que pueda ayudar a sentirte más presente en el momento y, por lo tanto, más consciente de tus acciones. Cualquier cosa que funcione para hacer que sientas menos estrés, está un paso más cerca de no tocarse la cara. 

Cómo tocar tu cara de forma segura
Por supuesto, hay momentos en que tienes que tocarte la cara. Puedes tocarte la cara, solo asegúrate de que tus manos estén completamente limpias primero. Asegúrate de lavarte las manos con agua tibia durante al menos 20 segundos antes de lavarte la cara, maquillarte, quitarte las lentes de contactos o realizar cualquier otra actividad donde sea necesario tocar la cara.