¿Qué tipos de mascarillas hay y cuál debes usar para protegerte del coronavirus?

Hasta hace unos meses estábamos solo acostumbrados a ver mascarillas en los hospitales o en la cara de algún turista asiático. Pero ahora, debido al covid-19  las mascarillas han llegado a nuestra sociedad para quedarse.

Sanidad ha recomendado que la población en general haga uso de las mascarillas higiénicas o de las quirúrgicas, sin embargo, no son las únicas que hay en el mercado.  A continuación te explicamos los tipos de mascarillas que hay para combatir el COVID-19 y quien debe usarlas.

MASCARILLAS PARA LA POBLACIÓN GENERAL

Mascarillas higiénicas o de barrera

Son las más comunes y las que Sanidad recomienda para las personas sanas. Estas mascarillas son un complemento a las medidas de distanciamiento físico e higiene recomendadas en el contexto de la pandemia de la COVID-19.  No se consideran producto sanitario ni tampoco equipo de protección individual (EPI), y no están diseñadas para proteger de ningún riesgo.

Existen dos tipos de mascarillas higiénicas:

  • Mascarillas higiénicas no reutilizables: son las que se rigen por la especificación UNE 0064-1 y UNE 0064-2, la primera para adultos y la segunda para niños. En este caso, su propio nombre lo indica: son de un solo uso.
  • Mascarillas higiénicas reutilizables: son las que se rigen por la especificación UNE 0065 y existen tanto para adultos como para niños. En este caso, como su propio nombre indica son reutilizables, aunque para que así lo sean hay que fabricarlas con una serie de materiales que se puedan reutilizar. Estas mascarillas son las  recomendadas por Sanidad para minimizar el contagio del COVID-19. Son un tipo de mascarillas que se pueden fabricar en casa, aunque no se deben olvidar las recomendaciones para lavarlas y desinfectarlas correctamente.

mascarillas higiénica covid-19

Mascarillas quirúrgicas

Estas mascarillas son las que solemos ver en ambientes clínicos y su objetivo es evitar que el personal sanitario y los pacientes infectados (o sospechosos de estarlo) transmitan agentes infecciosos. 

Están diseñadas para filtrar el aire que se exhala y evitar la dispersión vírica al estornudar, toser o hablar.  Así que sirven para proteger a las personas que están a tu alrededor. 

Este tipo de mascarillas son desechables —de un solo uso— y no son consideradas EPI tampoco, porque no proporcionan un nivel fiable de protección frente a la inhalación de partículas, aunque sí son consideradas producto sanitario (PS).

Según su Eficacia de Filtración Bacteriana (EFB) pueden ser de tipo I o tipo II. Las de tipo II pueden ser también resistentes a salpicaduras de fluidos potencialmente contaminados si se denominan IR. 

mascarilla quirurgica covid-19

 

MASCARILLAS PARA USO PREFERENTE POR PROFESIONALES 

Mascarillas de alta eficacia o autofiltrantes (EPI)

Este tipo de mascarillas son Equipos de Protección individual (EPI) y las que se recomiendan fundamentalmente para los profesionales médicos y grupos vulnerables.

Estas mascarillas contienen un filtro de micropartículas, gracias al cual protegen al que la lleva puesta frente a la inhalación de determinados contaminantes en el ambiente, como agentes patógenos, químicos, antibióticos... aunque no protegen frente a gases ni vapores.

Se clasifican en base a su rendimiento y en función de este, tienen un uso recomendado u otro:

  • Mascarillas FFP1: estas tienen una eficacia de filtración mínima del 78%, y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 22%. No se recomiendan para uso médico, y se suelen utilizar frente a partículas de material inerte.
  • Mascarillas FFP2: en este caso la filtración mínima es del 92%, con un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 8%. Estas mascarillas se usan frente a aerosoles de baja o moderada toxicidad. Según Sanidad, la recomendación es que la utilice el personal sanitario que atienda casos probables o confirmados de COVID-19.
  • Mascarillas FFP3: la filtración mínima de este tipo de mascarillas se eleva al 98%, mientras que el porcentaje de fuga hacia el interior es solo del 2%. Estas son las recomendadas ante aerosoles de alta toxicidad. Según las recomendaciones de Sanidad, estas son las mascarillas que debería llevar el personal sanitario que atienda en situaciones en las que se generen aerosoles que favorecen el contagio: casos de intubación traqueal, lavado broncoalveolar o ventilación manual.

Una mascarilla FFP3 (Reuters) se puede limpiar, siempre y cuando sea de uso reutilizable: de ser así, llevarán una marca con la letra R, que implica que se pueden usar más de un turno de trabajo. Solo se debe limpiar y desinfectar el ajuste con la cara, nunca el material filtrante.

mascarilla FP3 R

Por último, recuerda que el uso de cualquier mascarilla no supone en ningún caso una protección total frente al contagio del COVID-19, dado que ninguna de ellas protege los ojos, que es otra posible vía de entrada del virus. Es por eso que las autoridades insisten en que la mascarilla solo debe ser una medida complementaria a las otras recomendaciones, como el distanciamiento entre personas de más de un metro, y la extrema limpieza con agua y jabón.